Inicio / Acontecimientos / El Alto emplea más jóvenes con bajo nivel educativo, que profesionales

El Alto emplea más jóvenes con bajo nivel educativo, que profesionales

Empleo 1

En un recorrido por las principales avenidas y plazas de la ciudad de El Alto podemos encontrar distintos centros comerciale s y/o locales con avisos comunes e improvisados con distintas ofertas laborales.  Dichos  anuncios  solicitan  jóvenes con un bajo nivel educativo, con o sin experiencia y al mismo tiempo  ofrecen una baja remuneración que ni siquiera alcanza el mínimo nacional de 1.400 bolivianos,  por ser oficios donde no se requiere una mayor calificación laboral.

El estudio realizado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), en el municipio de El Alto en el 2014 y 2015 respectivamente, reveló que el mercado laboral para jóvenes de 15 a 24 años, además de ser reducido, genera y demanda más empleos de menor calificación sin importar el nivel educativo alcanzado por esta población. empleo 3

Con base en los registros de FUNDAEMPRESA, las investigaciones evidenciaron que el 87% de los establecimientos de la urbe alteña declararon haber contratado jóvenes en calidad de vendedores, promotores y trabajadores de servicios, obreros y otros de menor rango y exigencia laboral.

“En El Alto, las situación llega al extremo ya que sólo el 10% de las empresas contaban con jóvenes como técnicos y un insignificante 0,5% los contrataron como profesionales.  Se deduce entonces que los jóvenes son solicitados principalmente para tareas rutinarias, mecánicas, repetitivas y para tareas que requieren más capacidades físicas, para jornadas extensas y, muy secundariamente para desarrollar sus conocimientos y habilidades técnicas.  En tal sentido, se cuestiona seriamente la importancia del mayor nivel de educación y profesionalización logrado por los jóvenes como un medio de mejora laboral y de ascenso social”, señala dicha investigación.

¿CUÁL SERÁ EL FUTURO LABORAL?

Según el CEDLA será sin cambios y quizá peor.  La indagación revela que mientras exista un patrón primario exportador, las características estructurales del mercado de trabajo en Bolivia (alta precariedad laboral, informalidad y concentración de empleos en el sector terciario y en puestos de menor calificación) no cambiaran y más bien apunta a agravarse.  En esta línea la investigación enuncia que la demanda de trabajo juvenil no se modificará en el corto y mediano plazo, ya que seguirá centrada en la mano de obra menos calificada y en el sector informal con la que asocian las condiciones laborales más precarias.

Por su parte Bruno Rojas, investigador del CEDLA, señala que un empleo digno, un salario justo, una jubilación digna y otros derechos laborales irrenunciables son sólo postulados.  “Es una ilusión porque la crisis estructural de empleo que vive actualmente el país y la política económica del gobierno de Morales que profundiza esta situación al consolidar un patrón primario exportador de base extractivista, echa por tierra toda posibilidad de creación de fuentes laborales plenas, de calidad y dignas”.

Y QUÉ DEL ESTADO PLURINACIONAL

En el 2006, el gobierno de Evo Morales implementó su Plan Nacional de Desarrollo determinando varias medidas tendientes a la generación de empleos para “vivir bien”. Del conjunto de planteamientos, privilegió la creación de aquellos de corto plazo traducidos en proyectos y programas de empleo con fuerte influencia neoliberal.

Por otro lado los distintos programas implementados por el gobierno central como el Programa de Empleo de Emergencia (PLANE), Plan de vivienda Social, Plan de reconstrucción de las áreas afectadas por fenómenos naturales, y en los últimos años “Mi primer empleo digno” y el Programa de Apoyo al Empleo (PAE) se caracterizaron por generar un empleo temporal, desprotegido, precario, por apostar a la capacitación laboral de los beneficiarios (jóvenes en particular) como medio de facilitar la inserción en el mercado de trabajo y por subsidiar a las empresas con fuerza de trabajo barata.

Rojas señala que también se crearon nuevas empresas estatales, se propiciaron varios proyectos de construcción de infraestructura, se implementaron acciones de información y bolsas de trabajo, pero no, en la mejora de la calidad del empleo.  “Si bien se aprobó una cantidad apreciable de normas laborales, muchas favorables a los trabajadores, su cumplimiento es constreñido por las practicas flexibles de contratación laboral vigentes en las empresas y por la incapacidad del Ministerio de Trabajo en desplegar acciones suficientes para garantizar el ejercicio de los derechos laborales”.

Realizado por: Roxana Aruquipa
El Alto, otro Periodismo es Posible

Acerca de Roxana Aruquipa

Ver también

Machismo en Los Andes

La obligaron a firmar un documento por el cual debería pagar de manera mensual 2.000 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *