Inicio / Acontecimientos / Generación Manq’a: Educados para alimentar al Mundo.

Generación Manq’a: Educados para alimentar al Mundo.

Aún es imposible creer, como en tan poco tiempo, las y los jóvenes de El Alto fueron reclutados para ser parte de un gran ejército de cocineros y panaderos, predispuestos a alimentar al mundo. Así al menos, lo demuestra los 2183 jóvenes, que lograron graduarse de la Escuela de Cocina Manq’a.

La historia comienza hace un par de años, cuando Claus Meyer, un empresario de la gastronomía de nacionalidad danesa, visita las ferias y mercados de El Alto y La Paz y queda fascinado por la diversidad de productos de los andes, los valles y la amazonia.

Es ahí que la visión de Meyer se juntan con la pasión de Micheangelo Cestari y Kamilla Seidel, dos talentos de la cocina internacional que iniciaron la aventura de crear, primero, el Restaurant Gustu, y un año más tarde con el apoyo de Beatriz García, implementar la Escuela de Cocina Manq’a, el proyecto más exitoso de formación en gastronomía y repostería, creada en el Municipio de El Alto.

De lujo, el mejor Chef del Mundo visita El Alto

Aún se recuerda en el barrio, aquella vieja sede social de la Junta de Vecinos de Santa Isabel, que se encuentra en ruta a la zona al popular barrio del Kenko, que fue modificada a gusto y placer para ser transformada en la primera escuela de cocina Manq’a.

Es ahí donde se definieron, los colores, la marca, el estilo de trabajo, la primeras compras de equipos y materiales, los contenidos, la metodología, el proceso de selección de los profesores y por su puesto el sentido del proyecto social.

En la mañana fría del 2 de Junio de 2014, ante un pequeño grupo de más de 20 jóvenes, Micheangelo Cestari presentaba la innovadora propuesta pedagógica y al primer equipo de trabajo conformado por: Pilar Martínez, Coral Ayoroa, Elizabeth Arteaga y Magui Bejarano. Victoria Nina Mullisaca y Jacqueline Zeballos fueron asignados como los primeros docentes de las Escuelas Manq’a.

Desde aquella primera experiencia, el paisaje urbano de El Alto se ha modificado, más de 10 sedes vecinales se han transformado en Escuelas de Cocina. Por los alrededores transitan a paso rápido, jóvenes aymaras desesperados por irrumpir en la cocina, por sus pasillos se siente el sabor a canela, a panes frescos y a olores diversos de productos propios y desconocidos.

En muy poco tiempo, las y los jóvenes le han perdido el miedo a la cocina, el miedo a ser identificados como cocineros, el miedo a transformar sus vidas y en consecuencia, el miedo a crear y recrear nuevos hábitos de consumo de alimentos, valorando los productos autóctonos.

La generación Manq’a, es hoy, la marca 100% alteña for export a ser copiado, replicado, imitado como una de las experiencia vivas más exitosas y satisfactorias, capaz de dotarte un otro valor de referencia y pertenencia a determinado territorio.

La iniciativa impulsada desde sus inicios por Melting Pot Bolivia, ICCO cooperación, CAF banco de desarrollo de América Latina y en alianza con I3 Impacto Social, por ahora, se ha expandido por otros territorios: dentro y fuera del país.

Si La Paz tiene sus cebritas, El Alto tiene sus Manq’uitas.

 

Acerca de Marco Alberto Quispe Villca

Periodista y miembro del Colectivo Jach'as

Ver también

Un paso a lo desconocido: Los miedos y angustias de las Madres Adolescentes.

Alguna vez pensaste: Si tuvieran una hija, si ella tuviera quince años de edad y…te …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *