Inicio / Cotidianidad / Los Ch’utas en la memoria colectiva del pueblo de Caquiaviri

Los Ch’utas en la memoria colectiva del pueblo de Caquiaviri

Los Carnavales en los Andes, comienza con tres referencias: La fiesta del pueblo de Poopó en Oruro, con la explosión de las bandas: La Intercontinental Poopó y la Pagador; la fiesta del pueblo de Yaco, al ritmo de la moseñada; y la fiesta de los Ch’utas en el pueblo de Caquiaviri en la provincia Pacajes de La Paz.

En todas esa fiestas, la lógica del encuentro es lo que prevalece, que provoca incluso que los hijos del pueblo retornen desde otros territorios. Ahí se evidencia, lo que los abuelos dicen: La tierra siempre llama y hay que hacer caso nomás.

Carnaval en El AltoEs, en esa lectura que nos encontramos con Tito Suntura Alvarado, un comunicador social, nacido en las tierras de Caquiaviri, que vive en El Alto y que empieza a re-pensar en su terruño.

Caquiaviri, es la Segunda Sección Municipal de la Provincia Pacajes, se encuentra a 86 Kilómetros de El Alto, ubicado sobre la ruta 107 camino Viacha, Charaña.

A mediados de enero, desde muy tempranas horas de la mañana, el Cruce Villa Adela de la ciudad de El Alto, se transforma en el punto de concentración de una multitud de residentes Pacajeños, dispuesto a retornar a la tierra de Caquiaviri. El sonido de la bandas, las cargas de disfraces y el movimiento de los aymaras urbanos, anuncian que la fiesta de los Ch’utas de Caquiaviri ha llegado.

“En la tradicional fiesta de Caquiaviri participan tres comparsas de Ch’utas: Los Líderes Intocables, Raymis Gallardos y Señorial Intocables. La Fiesta de Caquiaviri es en devoción al Tata San Antonio Abad, patrono y legendario del lugar” señala Tito Suntura.

De acuerdo a la monografía de Suntura, la Fiesta de Caquiaviri comienza el 17 de enero, con el Chok’opa, el Marcuru el 18, Urinsaya el 19 y culminan el 20 de enero con el ritual del Aransaya.

Los Ch’utas Legítimos del Pueblo, los Ch’utas Sector Blanco y los Ch’utas Sector Verde, acompañados de sus respectivas bandas livianas son la sensación de ése momento.

A la par, relata Suntura, se escuchan en el pueblo sonidos de tarkas y pinquillos, que acompañan a las autoridades originarias del pueblo. Y por supuesto, no faltan los toros más bravos que serán parte de esas jornadas de júbilo, donde la gente del lugar juega en la corrida.

En ese marco, el investigador aymara Tito Suntura, recuerda que “la monografía presentada a la Prefectura hace años atrás, señala: la Resolución Prefectural N° 2078 del Consejo Departamental de La Paz, en su artículo primero declara como ‘Cuna del Ch’uta’ y Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad del Departamento de La Paz, a la Segunda Sección Municipal Caquiaviri de la Provincia Pacajes, a los 15 días del mes de enero del 2008”.

Sin embargo, el génesis de los Ch’utas ha generado largos y tediosas discusiones. En esa lógica, la gente de Corocoro, también reivindica al personaje del Carnaval de los Andes. No hay tregua, el debate es más intenso, justo por éstas épocas.

Lo cierto es, que los tres mil Ch’utas de Caquiaviri provocan la invasión de otros miles de Ch’utas por distintos pueblos y comunidades. El Alto, La Paz y el mundo no está al margen de esté acontecimiento.

No es posible entender el Carnaval Andino, sin la presencia de los Ch’utas.

Nota escrita por Marco Alberto Quispe

Acerca de Marco Alberto Quispe Villca

Periodista y miembro del Colectivo Jach'as

Ver también

DAÑO COLATERAL (PARTE 3)

DAÑO COLATERAL (PARTE 3) EL REENCUENTRO… Cae la noche sobre la ciudad, lo que aparentaba …

One comment

  1. No es posible entender el Carnaval Andino, sin la presencia de los Ch’utas.
    eso es cierto no me imagino el carnaval paceño sin el chuta cholero, buscando sus cholitas con sus chaquetillas multicolor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *